El Parque Nacional de Cabañeros logra un récord de cría de buitre negro en 2019

Las escasas precipitaciones que se han producido durante los meses de primavera y verano en el parque nacional han favorecido la supervivencia de un alto número de pollos.

El Parque Nacional de Cabañeros, en las provincias de Ciudad Real y Toledo, ha registrado este año un cifra récord de cría de buitre negro (Aegypius monachus) al haber volado un total de 215 jóvenes ejemplares.

Así lo han explicado fuentes del Parque Nacional de Cabañeros, que han señalado que la población de buitre negro en este espacio protegido ha batido todos los datos históricos conocidos, al haberse alcanzado también las 286 parejas que inician el periodo reproductor, lo que supone superar la también histórica cifra de 2018 en las que se registraron 239 parejas reproductoras.

Las escasas precipitaciones que se han producido durante los meses de primavera y verano en el parque nacional han favorecido la supervivencia de un alto número de pollos.

Fuentes del parque han recordado que la hembra de buitre negro pone un único huevo que incuban entre los dos miembros de la pareja durante 60 días aproximadamente.

Si en el momento de la eclosión del huevo las condiciones meteorológicas son muy desfavorables, un pequeño número de pollos muere por frío o hambre.

 

Desarrollo del pollo

A este periodo le siguen otros 110 días de desarrollo del pollo en el nido, hasta que por fin vuela a mediados del mes de septiembre, midiendo casi tres metros de envergadura y pesando unos nueve kilos.

En 2019 han logrado volar 48 pollos más que lo hicieron en 2018, cuando alcanzaron la edad adulta 167 pollos.

La tendencia al alza de la cría de esta especie en Cabañeros se viene registrando desde el año 1998 cuando el enclave fue declarado parque natural.

Los censos históricos realizados por los técnicos del parque revelan que se ha ido incrementando el número de ejemplares de buitre negro que han acabado volando tras nacer, que han pasado de 64 en 1988 hasta los 215 que se han alcanzado en 2019, consolidándose así como uno de los núcleos reproductores más importantes de la Península Ibérica.

La población creció sensiblemente en 1998 hasta los 102 pollos volantones, manteniéndose en la siguiente década en torno a los 100 ejemplares, con algún dato relevante en esos años, como el registrado en 2002, en el que salieron adelante 130 pollos.

En la última década, desde el 2008 hasta este año, los datos del censo confirman la consolidación de la población nidificante con años de cría excepcionales, como 2014 y 2016, en los que se registraron 169 pollos que tras nacer iniciaron el vuelo y los 187 que nacieron en 2017.

 

Población reproductora

El último censo nacional sobre la especie realizado en 2018 arroja una población reproductora en España de unas 3.000 parejas.

De ellas, 964 lo hacen en Extremadura y 508 en Castilla-La Mancha, de las que algo más de la mitad, 286, se localizan en el Parque Nacional de Cabañeros.

El buitre negro está catalogado actualmente como especie Vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y en el Catálogo de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha y su presencia en el Parque Nacional de Cabañeros, lo convierte en uno de los lugares de referencia para el turismo ornitológico donde se puede observar.

Es un ave carroñera de gran tamaño, la mayor de las que habitan en la península ibérica, que llega a alcanzar los 10 kilos de peso y una envergadura alar cercana a los 3 metros.

La mayoría de los nidos de la población de buitre negro en Castilla-La Mancha se encuentra en bosques mediterráneos maduros con abundante encina y alcornoque.

Autor: Aníbal B. C. Fuente: Lanza Diario de La Mancha

No hay comentarios

Agregar comentario