Despedimos a las Grullas antes de tiempo…

Este año parece que las grullas llegaron tarde, coincidiendo con la calma del viento de mediados de octubre… y retornan su viaje antes de lo esperado según nuestros datos… Da que pensar, ¿verdad?... ¿Cambio climático?

Las aves constituyen uno de los grupos faunísticos más sensibles a las amenazas ambientales y ello les convierte en centinelas del cambio climático. A lo largo del tiempo y en todas las culturas las aves han enviado señales acerca de la salud del medio ambiente.

Patricia Zurita, directora ejecutiva de BirdLife International, en 2015 aseguró que las aves “son nuestro nexo más cercano con la vida silvestre en el planeta y nos avisan sobre la salud de los espacios que compartimos con ellas”.

“Nunca antes su mensaje de que el cambio climático está aquí y que es una amenaza para la supervivencia de la avifauna y la humanidad había sido tan claro o tan urgente”, añadió.

 

Grullas en el Embalse de Torre de Abraham. Tarentola eco-experiencias. Diciembre 2018

Grullas en el Embalse de Torre de Abraham. Tarentola eco-experiencias. Diciembre 2018

 

Nuestros datos:

En Hontanar y Navas de Estena registramos su llegada el 18 de octubre 2018 (2017 nuestro registro fue a finales del mes de septiembre), mientras que la migración hacia el norte de Europa y Rusia, la hemos registrado en Hontanar desde el 6 de febrero, mucho antes de lo esperado, pues las temperaturas parecen ya anunciar el final del invierno, siendo favorables para realizar el largo viaje que les espera hasta el norte de Europa donde regresan a sus zonas de cría (época de cría desde abril a junio).

También, el primero de los censos que se realizan cada año en la zona del Parque Nacional de Cabañeros correspondiente al mes de diciembre (20/12/2018), indica datos inferiores en relación al año pasado (6.859 grullas diciembre 2017), con un total de 5.349 sumando las grullas del Embalse de Torre de Abraham (4.210) y de Las Póvedas (1.139). Veremos qué nos indica el segundo de los censos, que se realiza en enero-febrero 2019.

Estos días, las despediremos volviendo a ver su espectáculo al sobrevolarnos y escuchando sus graznidos y trompeteos a distancias que alcanzan más de 5 km…

Ojalá la próxima invernada 2019/20 les compense realizar tan duro y largo viaje.

 

No hay comentarios

Agregar comentario