Cardo Mariano (Silybum marianum)

"Mala hierba"  Cardo Mariano (Silybum marianum)

Autor: Pablo Herrador Mateo.

“Mala hierba” es un término utilizado con mucha frecuencia, que lleva implícita una carga despectiva. Es a menudo utilizado para colgar el cartel de “inútil” a un vegetal.

En los últimos tiempos y en la vorágine de la vida actual, esta “palabra baúl” ha ido acogiendo en su seno a cada vez más plantas, que si bien hace años tenían un uso, actualmente son tratadas como un estorbo.

Cardo mariano

Cardo mariano (Silybum marianum)

Hace unos días aparecían en la prensa los resultados de unos estudios realizados con Silybum marianum (conocido vulgarmente como cardo mariano) en pacientes con cánceres metastásicos. Concretamente las investigaciones se han realizado sobre uno de los principios activos que esconde el cardo mariano, la silimarina. Este componente es un excelente coadyuvante en el tratamiento quimioterápico, ayudando al hígado a sobreponerse de los mil y un efectos colaterales de la quimioterapia.

Históricamente la silimarina se ha venido utilizando como hepatoprotector para contrarrestar los efectos hepatotóxicos en ciertos envenenamientos, siendo de especial relevancia su uso en las intoxicaciones por Amanita phalloides.

Poco a poco comienza a consolidarse un movimiento científico, que apuesta cada vez más por recurrir a principios activos y moléculas presentes de forma natural en las plantas y menos basados en moléculas de síntesis que acarrean consigo gran cantidad de reacciones adversas.

Estudios de este tipo ponen de manifiesto que el término “mala hierba” es un producto más de la desnaturalización a que nos somete el mundo actual, dando a su vez peso a la defensa de la biodiversidad.

La Naturaleza ha puesto a nuestra disposición un potente arsenal terapéutico que podemos utilizar, a la vez que nos ha encomendado una labor de custodia de la biodiversidad que atesora.

No hay comentarios

Agregar comentario